Técnica Pomodoro para tu despacho en casa

La Técnica Pomodoro es un popular método de gestión del tiempo inventado por el italiano Francesco Cirillo. Escribio: «Descubrí que podías aprender a mejorar tu eficacia y ser más capaz de estimar cuánto tiempo te llevará completar una tarea registrando cómo utilizas tu tiempo».

La técnica es popular, quizá porque es portátil y fácil de aprender.
– Elige un proyecto o una tarea en la que quieras centrarte.
– Programa un temporizador para 25-30 minutos y ponte a trabajar.
– Cuando suene el timbre, tómate un descanso de dos o tres minutos.
– Repite la operación.
– Después de cuatro sesiones, tómate un descanso más largo.
– Anota cada sesión con una marca o una X en tu cuaderno.

La Técnica Pomodoro para tu despacho en casa es útil si te distraes mientras trabajas en un proyecto o quieres saber cuánto tiempo te lleva una tarea. Es Ideal para muchos tipos de trabajo, como la escritura, la codificación, el diseño y el estudio. La técnica también funciona si tienes que hacer un montón de trabajo repetitivo, como por ejemplo, revisar una bandeja de entrada muy ocupada.

Una sesión Pomodoro de 25 minutos es lo suficientemente larga como para hacer un poco de trabajo, pero no tan larga como para que resulte dolorosa o abrumadora. A diferencia de intentar trabajar sin descanso durante horas, es relativamente fácil apilar pequeñas sesiones una encima de otra. Cuatro sesiones Pomodoro pueden ser suficientes para una mañana productiva. Es sorprendente lo mucho que se puede conseguir en breves ráfagas de trabajo concentrado. Después, es hora de comer o incluso de echar una siesta.

Aquí te mostramos una seleccion de buenos temporizadores para tu despacho en casa:

TipoAnalógicoDigitalAnalógico
Max Horas2 Pilas AAA1 Pila AA2 Pilas AA
ColoresVariosBlancoRojo

¿ Cuál es la eficacia de la Técnica Pomodoro?

Leí sobre la Técnica Pomodoro en 2012. La utilizo para escribir los primeos borradores de los artículos y otras tareas de trabajo que estaba procrastinando. He descubierto que la Técnica Pomodoro funciona mejor a primera hora de la mañana, cuando estoy fresco y quiero concentrarme. Cuando empiezo una sesión Pomodoro de 25 minutos en mi despacho en casa, sé que no puedo mirar el correo electricrónico, las redes sociales o las noticias. Es una especie de entrenamiento mental. Obviamente, tu estilo de trabajo variará.

A veces, me empeño en desactivar el acceso a Internet durante una sesión Pomodoro. Como tengo un Mac, utilizo la aplicación Be Focused Pro. También utilizo las aplicaciones Freedom y RescueTime para desactivar mi acceso a Internet y hacer un seguimiento de mis bloques de trabajo concentrado. A veces, me pongo auriculares con cancelación de ruido y escucho música environmental en repetición durante una sesión. Dicho esto, las aplicaciones y el equipo adecuado son un paso más. Todo lo que necesitas es un temporizador, un bolígrafo y un cuaderno de notas para registrar las sesiones.

He aumentado mis sesiones Pomodoro a 30 minutos, ya que prefiero un número redondo. Algunos defensores de este tipo de sesiones se decantan por bloques de 60 minutos de trabajo concentrado. También se puede hacer lo contrario. Si 25 minutos te parecen demasiado, prueba con 15 o con una cantidad de tiempo aleatoria, como 18 minutos. Recuerda que el objetivo es realizar bloques de trabajo concentrado.

No es necesario apilar cuatro sesiones Pomodoro una encima de la otra, como prescribe la técnica, aunque ayuda. Una o dos sesiones Pomodoro al día marcan la pauta para que te sientas más concentrado y productivo, incluso si no te enfrentas a un temporizador autoimpuesto.

Adaptar ráfagas cortas o sprints de trabajo requiere práctica. Tampoco hay que evitar el seguimiento de las sesiones Pomodoro, ya que lo que se mide se gestiona en tu despacho en casa.

Esta técnica puede ayudar a cualquiera que se sienta distraído o abrumado a centrarse en lo que importa. Teniendo en cuenta la avalancha de distracciones a la que todos nos enfrentamos en el trabajo, eso es un superpoder.

Deja un comentario